Potenciales evocados auditivos Arequipa, la audición de tu bebé

Los potenciales evocados auditivos permiten detectar sorderas en niños de muy corta edad, mejorando el pronóstico de la pérdida auditiva.

¡Cuánto antes sepamos que un niño es sordo, antes lo normalizaremos!

El déficit auditivo supone tremendas limitaciones a los que la padecen y aun más en la población infantil, que necesita escuchar para adquirir el lenguaje y ordenar correctamente el pensamiento. Y hoy tenemos tratamientos eficaces para la corrección auditiva y por tanto la normalización de los niños, para que estos adquieran el lenguaje y tengan un rendimiento escolar y humano óptimo. Los audífonos e implantes cocleares ayudan en muchos casos a esta normalización, junto con el tratamiento logopédico y el apoyo familiar adecuado.

Durante años, detectar las perdidas auditivas en los niños fue un reto de difícil solución. Hoy día, gracias a los potenciales evocados auditivos (potenciales del tronco y potenciales de estado estable) podemos explorar a niños de muy corta edad, de semanas e ¡incluso días!, y conocer si su audición es correcta o no.

Solo bastan unos minutos para conocer la audición de nuestro bebé. Los potenciales evocados auditivos son una prueba indolora que utiliza unos auriculares (que envían distintos sonidos) y unos electrodos similares a los utilizados en el electrocardiograma. Un sofisticado equipo, un ambiente silencioso y un explorador experimentado permiten el diagnóstico precoz de la sordera.

El resultado de estos potenciales debe evaluarse en conjunto con las evaluaciones de otorrinolaringólogos y logopedas para concretar el diagnóstico y así comenzar, cuanto antes, con el tratamiento de la sordera.

Desde hace años trabajamos en equipo otorrinos, logopedas y audiólogos protésicos para obtener los diagnósticos más acertados e intervenir precoz y eficazmente la sordera.

¿Por qué es necesario hacer una evaluación auditiva a los recién nacidos?

La prueba de evaluación auditiva es un primer e importante paso para saber si su bebé podría ser sordo o hipoacúsico. Sin esta evaluación a los recién nacidos, es difícil saber si hay cambios auditivos en los primeros meses y años de la vida de su bebé.

Los bebés pueden responder al ruido sobresaltándose o girando su cabeza hacia el sonido, por ejemplo. Pero esto no significa necesariamente que pueden escuchar todos los sonidos de su alrededor y todo lo que decimos. Los bebés sordos o hipoacúsicos pueden escuchar algunos sonidos, pero no oír lo suficiente como para entender el lenguaje hablado.

Los bebés sordos o hipoacúsicos necesitan contar con el apoyo, la atención y los servicios de intervención temprana adecuados para promover el desarrollo saludable. Si no se identifica el estado auditivo se pueden impactar de forma negativa las destrezas de comunicación y lenguaje del bebé. A largo plazo, una pérdida de audición que pase desapercibida también puede afectar los logros académicos y el desarrollo socioemocional del niño.

¿Cómo se hace la evaluación auditiva en los recién nacidos?

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), más del 98 % de los recién nacidos en los Estados Unidos se someten a evaluaciones auditivas.

Hay dos métodos de evaluación que se pueden utilizar:

Automated Auditory Brainstem Response (AABR)

  • Respuesta auditiva automática del tronco encefálico: esta prueba mide la respuesta del nervio auditivo y del cerebro al sonido. Se reproducen clics o tonos en los oídos del bebé a través de auriculares suaves. Tres electrodos colocados en la cabeza del bebé miden la respuesta del nervio auditivo y del cerebro.
    Otoacoustic Emissions
  • Emisiones otoacústicas: este método mide las ondas sonoras producidas en el oído interno. Se coloca una sonda pequeña dentro del canal auditivo del bebé. Esta sonda mide la respuesta (el eco) cuando se reproducen clics o tonos en los oídos del bebé.

Ambos métodos son rápidos (duran aproximadamente 5 a 10 minutos), indoloros y pueden realizarse mientras su bebé está durmiendo o acostado quieto. Se puede realizar una o ambas pruebas.

¿Qué sucede si mi bebé no pasa la evaluación auditiva inicial?

Si su bebé no pasa la evaluación auditiva al nacer, esto no necesariamente significa que es sordo o hipoacúsico. El líquido o el unto sebáceo (vérnix) dentro de la oreja del bebé, por ejemplo, o el exceso de ruido en la habitación, pueden afectar los resultados. De hecho, la mayoría de los bebés que no pasan la evaluación auditiva de recién nacidos tienen audición normal. Pero para estar seguros, es sumamente importante hacer más pruebas.

1 y 2 de cada 100 bebés no pasan la evaluación auditiva inicial al nacer, y será necesario que un audiólogo con experiencia con bebés les haga más pruebas. Estas pruebas deben incluir una evaluación auditiva y médica más exhaustiva.

Asegúrese de hablar con el pediatra de su bebé sobre la programación de más pruebas si el bebé no pasa la evaluación auditiva inicial al nacer. Las pruebas adicionales deben hacerse lo antes posible, siempre antes de que su bebé tenga 3 meses de edad.

Las pruebas de seguimiento pueden empezar con una o más evaluaciones similares a las que le hicieron en el hospital. Algunos hospitales o clínicas tal vez hagan una prueba de diagnóstico en el momento del seguimiento en vez de una reevaluación. En el caso de bebés pequeños, es posible que se lleven a cabo las pruebas mientras duerme una siesta. Potenciales evocados

Si se identifica que mi bebé es sordo o hipoacúsico, ¿cuáles son las opciones de tratamiento e intervención?

Si el audiólogo del bebé confirma cambios en la audición, el tratamiento y la intervención temprana con un equipo de profesionales debe comenzar lo antes posible. Al igual que los niños con audición normal, los niños sordos o hipoacúsicos pueden lograr muchísimas cosas. Hay estudios que demuestran que su bebé tendrá las mejores posibilidades de desarrollar lenguaje hablado, a la par de otros niños de su edad con audición normal, si los cambios en la audición se descubren y comienzan a tratarse antes de los 6 meses de edad. Cuanto antes, mejor.

Además de su pediatra y el audiólogo, todo bebé sordo o hipoacúsico deberá recibir la atención de un otorrinolaringólogo pediátrico que se especialice en la mecánica del oído. Así mismo, su pediatra le recomendará consultar a un oftalmólogo pediátrico, porque algunos niños podrían tener también problemas de visión y los niños sordos o hipoacúsicos dependen de la visión para el desarrollo del lenguaje. Muchos niños, además, se atienden con un genetista para determinar si existe una causa hereditaria de los cambios auditivos. Potenciales evocados

El Programa de Detección e Intervención Auditivas Tempranas (en inglés) de su estado puede ayudarlos a usted y al pediatra a obtener más información. Los bebés sordos o hipoacúsicos deben ser referidos a intervención temprana para recibir evaluación y servicios. Además, la Ley de Educación de Personas con Discapacidad (IDEA, por sus siglas en inglés) apoya a los programas de intervención para niños sordos o hipoacúsicos ofreciendo intervención temprana y programas escolares.

El audiólogo, junto con el otorrinolaringólogo, le dirán qué tipo y grado de cambio auditivo tiene el niño y qué puede hacer a continuación. Los siguientes pasos pueden variar según las opciones de su familia, así como también el tipo y el grado de cambio auditivo. Como otorrinolaringólogo, el Dr. Ronald Rubén Sillo Cari especialista en nariz que te ayudaran y te orientará ofreciendo la mejor solución a tu problema.

Más contenido…

Señales de que visitar a un otorrino

Señales de que visitar a un otorrino

Existen varias razones para acudir a un otorrinolaringólogo, aquí te mostramos 6 síntomas que te avisan de que debes visitar un otorrino. Es fundamental estar siempre atento a nuestra salud auditiva para evitar males mayores y problemas de audición. Visitar un...

Contáctanos

¿Cómo puedo ayudarte?